El Metal

HERREROS, LATONEROS, CENCERREROS …

Con la colonización de las islas la presencia de herrerías en los emergentes núcleos de población es una constante, perdurando estos talleres hasta los años sesenta del siglo XX. Además de la producción de piezas para los ingenios azucareros, lagares, molinos, pozos de agua, etc., también realizaban trabajos, objetos y herramientas muy variados. Además de herrar a los animales también elaboraban múltiples aperos de labranza (sachos, plantones, hoces, rosaderas, bielgos, etc.), o todas las herramientas y elementos que demandaba la construcción (escodas, mandarrias, escoplos, bisagras, cerraduras, clavos, tirantes, rejas, etc.). La presencia de los herreros también era necesaria para el desarrollo de labores domésticas y profesionales: baldes, cuchillos, hachas, pesas, jáquimas, etc.
Junto con los herreros y cerrajeros, en el siglo XVI se documenta la presencia en Gran Canaria de otros oficios relacionados con el trabajo del metal como los estañeros (estaño), caldereros (cobre), y de fundidores de campanas (campaneros) y piezas de artillería (bronce). También de espaderos, especializados en la elaboración de espadas, y de oribes y plateros dedicados al trabajo del oro y la plata con fines litúrgicos y suntuarios. Con el paso de los siglos, tres oficios artesanos relacionados con la transformación del metal han llegado hasta el siglo XX sin prácticamente sufrir transformaciones sustanciales desde su llegada a las islas: herreros, latoneros y cencerreros. Fueron oficios practicados en exclusividad por hombres y la transmisión de los conocimientos se llevaba a cabo por vía paterna. Los herreros y latoneros ejercieron su trabajo a tiempo pues la demanda de sus productos y servicios era constante.

Horario

Lunes a domingo de 10:30h a 17:00h

Teléfono

928 772 445

E-mail

faromaspalomas@fedac.org

Dirección

Pl. del Faro, 15,
35100 Maspalomas, Las Palmas