Nuevos Colonos, Nuevos Cultivos

En la isla de Gran Canaria la elaboración de recipientes y objetos de barro es uno de los oficios artesanos que se ha mantenido a lo largo de los siglos hasta la actualidad sin prácticamente sufrir transformaciones sustanciales. Los aborígenes ya hacían recipientes de barro totalmente a mano de una gran calidad, pero tras la conquista de la isla a fines del siglo XV, los nuevos colonos incorporarán la alfarería a torno, y con ella nuevas tipologías, dimensiones, y decoración adaptada a la nueva sociedad. Estos alfareros europeos, denominados olleros, situaron sus talleres en las poblaciones más importantes, ya fueran antiguos poblados aborígenes (Gáldar, Telde o Agüimes) o en núcleos de nueva planta como la ciudad de Las Palmas. También se constata que se continuó ejerciendo la elaboración de recipientes totalmente «a mano», es decir, piezas levantadas sin tornos. Los recipientes «a mano», que se empiezan a denominar como «loza» pudieron haber sido elaborados por canarios siguiendo la técnica indígena o también por colonos, como ya la hacían en sus lugares de origen. En los siglos XVI y XVII se localizaban alfares en Las Palmas de Gran Canaria, Telde, Arucas o Moya. Con el paso de los siglos, los olleros canarios que trabajaban a torno van desapareciendo, y a partir del siglo XVIII en La Atalaya de Santa Brígida y posteriormente en lugares como Hoya de Pineda, Lugarejos o Tunte, se van generando núcleos familiares dedicados a la elaboración de loza hecha totalmente «a mano».

Horario

Lunes a domingo de 10:30h a 17:00h

Teléfono

928 772 445

E-mail

faromaspalomas@fedac.org

Dirección

Pl. del Faro, 15,
35100 Maspalomas, Las Palmas